Charles Piazzi Smyth, el hombre que llevó Tenerife a la Luna desde el Teide

Tenerife puede presumir más de Luna que de Sol pues se encuentra en el mapa oficial del satélite terrestre. Y esto es en honor a uno de los precursores de la astrofísica moderna: Charles Piazzi Smyth que realizó parte de su trabajo en el Teide.

Tenerife está en La Luna exactamente en dos emplazamientos: los Montes Tenerife y el Monte Pico Teide que cuenta con 2.400 metros de altura y entre 56 y 100 kilómetros de extensión. Ambos se encuentran en el Mar de la Lluvia a 47º Norte y 13º Oeste. Es por este motivo, por ejemplo, que el Museo de la Ciencia y el Cosmos, en La Laguna, utiliza precisamente como logotipo estas coordenadas de la Luna.

La llegada de Charles Piazzi Smyth a Tenerife se produjo en 1856 pues tras leer en el Tratado de Óptica de Isaac Newton donde se apostaba por las montañas altas para realizar la mejor observación astronómica. A estas tesis se unieron las del optometrista George Airy –que da nombre a un fenómeno óptico quien también describía la necesidad de trabajar en zonas altas para obtener mejores resultados. Esto llevó al astrónomo real de Escocia Smyth a pedir ayudas para preparar su viaje a Tenerife debido a que tenía noticias de que podría haber un lugar ideal para realizar su trabajo.

Logró dinero para el traslado y los instrumentos y aprovechó el momento para celebrar su luna de miel en la Isla con Jessie Duncan, autora de alguna de las famosas imágenes de esta investigación.

Parece, entonces, que fue precursor en dos cosas: Tenerife como destino astronómico y de viajes de novios.

En La Luna apenas hay nombre relacionados con España pues junto a los de Tenerife se encuentran sólo los de Catalán, Cajal y los Pirineos. Además, da más datos sobre estas montañas y es que no tienen, en absoluto, un origen volcánico sino que proceden del material que se desplazó con motivo de un impacto de algún meteorito en el satélite terrestre porque  cuando un meteorito impacta en la superficie lunar, parte del material es eyectado y, por ello, se forman esas especies de cordilleras.

Este nombre refleja mucho la importante aportación de Tenerife a la astronomía mundial.

Volviendo a Piazzi Smyth y a su esposa, el hecho es que estuvieron unos días hospedados en el Hotel Monopol de Puerto de la Cruz y, luego, pasaron casi tres meses en el Pico de Guajara donde había un refugio y montaron el telescopio sobre un pilar de hormigón armado. En ese tiempo, hicieron diferentes medidas y observaciones como, por ejemplo, la trayectoria del Cometa Halley. Como anécdota, cuando se iban en el barco camino a Inglaterra, Smyth miraba al pico Teide y decía que algún día el mundo ilustrado se daría cuenta de que aquí tendrían un lugar privilegiado para desarrollar la más bella de las ciencias: la Astronomía”. Cosa que luego se confirmó pues en 1912 vino el astrofísico Jean Mascart, al que siguieron otros expertos. De hecho, el Observatorio del Teide se ha convertido en uno de los centros astronómicos más importantes del mundo junto a otro observatorio del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC): el de La Palma.

CATEGORÍAS: Atardecer y estrellas Compartir
Selecciona el tipo de actividad:
 
Suscríbete a nuestra newsletter