En verano disfruta, pero con precaución

En verano miles de personas visitan el Parque Nacional del Teide. Turistas de muchas nacionalidades que quieren disfrutar de la especial naturaleza volcánica de Tenerife. La inmensa mayoría de los visitantes de la isla reservan un día de sus vacaciones para subir a lo más alto.

Sin embargo, lo que comienza siendo una jornada de ocio puede tornarse en una experiencia desagradable  si no se tienen en cuenta ciertas recomendaciones muy sencillas.  El Teide y su entorno, por su altura, tiene una gran insolación. Cuando estamos en su cima recibimos mucha más radiación ultravioleta que en cualquier playa. Por este motivo,  siempre hay que estar provistos de sombrero, gafas de sol y crema protectora de un índice alto. Además nunca sobra en estos terrenos tener una botella de agua siempre a mano. 

Si tu opción es caminar por el parque nacional, hazlo con calzado y ropa adecuada. Por corto que sea el trayecto siempre debes ir preparado. Tan importante como la ropa es la planificación, ten en cuenta las horas de mayor insolación, la dificultad de recorrido y la salida y puesta del Sol. Que no te sorprenda la noche, si no es esa tu intención. 

La zona alta de Tenerife es muy conocida por los expertos por sus repentinos cambios de tiempo, el Teide nos es una extensión de la playa, por lo tanto, se debe tener en cuenta que en horas nocturnas, e incluso diurnas, la temperatura es baja, también en verano. Entre la estación base del Teleférico y la estación superior suele haber una diferencia de temperatura de 10 grados centígrados. Y si además hace viento la sensación térmica puede ser de frio. Por tanto, no olvides llevar también algo de ropa de abrigo en cualquier momento del día.

Siempre que quieras hacer alguna actividad al aire libre asesórate de la predicción meteorológica y sobre todo, si puedes, realiza la actividad con un guía acreditado.

CATEGORÍAS: Teleférico del Teide Compartir
Selecciona el tipo de actividad:
 
Suscríbete a nuestra newsletter