Vuelta a España en teleférico

 Aunque España no es un país donde el Teleférico sea un medio de transporte generalizado y numeroso,  sí podemos estar orgullosos de ser la nación que implantó el primer teleférico para pasajeros del mundo. El responsable fue el fructífero ingeniero Leonardo Torres Quevedo, quien en 1907 instaló un teleférico de plano inclinado en San Sebastián para que la aristocracia de la sociedad donostiarra pudiera acceder a la cima del monte Ulía.

Hoy en día, la mayoría de los teleféricos que encontramos en España están destinados al uso turístico y son, sin duda alguna, instalaciones muy atractivas para los visitantes, pues les permiten apreciar el paisaje desde un punto de vista nuevo.

Recorramos la geografía española a través de sus teleféricos.

El Teleférico de Fuente Dé

Situado en la comarca de Liébana, en Cantabria, el Teleférico une la localidad de Fuente Dé y el mirador de El Cable, salvando un desnivel de 753 metros. Después de 4 años de trabajos, fue abierto al público el 21 de agosto de 1966. La estación base se encuentra a 1.070 metros de altitud y la estación superior a 1.850 metros. Con una capacidad de las cabinas de 20 plazas más conductor, el teleférico alcanza en unos 4 minutos (3’ 30”) la cota de 1.823 metros, lo que nos permite contemplar unas vistas espectaculares del macizo central de los Picos de Europa.  En muchas ocasiones,  debido a la climatología local, el teleférico atraviesa las nubes en su ascenso hace la cumbre; una experiencia única. Y por si esto no fuera suficiente, en la cima podemos recorrer varios senderos de alta montaña como el que nos lleva a La cumbre de los Horcados Rojos, un magnífico balcón en el interior del Macizo Central.

Teleférico del Teide

El Teleférico del Teide se encuentra enclavado en el corazón del Parque Nacional del Teide, en Tenerife. Con él podemos realizar una de las excursiones más espectaculares del país: subir al mayor volcán de España, el Teide. En cada trayecto los visitantes disfrutan de la experiencia de volar sobre un tesoro geológico donde volcanes, cráteres y ríos de lava forman un impresionante conjunto de colores y formas únicos en el mundo; lugares que se llenan aún más de magia con la puesta de sol, y es que los visitantes de este Teleférico pueden disfrutar todos los viernes de la puesta de sol más alta de España y más auténtica de Tenerife.


La estación base está situada a 2.356 m. de altitud y de ella parten las dos modernas cabinas que cuentan con una capacidad para 38 personas cada una y que realizan un trayecto cada 8 minutos. La estación superior dispone de un pequeño hall desde donde se accede inmediatamente al exterior. Está situada a 3.555 m de altitud y es el punto de partida para realizar las diferentes actividades que se ofertan dentro del

catálogo de actividades de ocio en el Teide de “Volcano Life Experience”. Un complemento ideal para un día inolvidable.

Teleférico de Madrid

El teleférico fue construido por la empresa suiza Von Roll y, tras un año de trabajos, fue inaugurado el 20 de junio de 1969 por el alcalde de Madrid, Carlos Arias Navarro.

El Teleférico de Madrid comienza en el paseo del Pintor Rosales y termina en la Casa de Campo. En su trayecto sobrevuela la rosaleda del Parque del Oeste, la estación de cercanías de Príncipe Pío, la ermita de San Antonio de la Florida y el río Manzanares y termina junto a la plaza de los Pasos Perdidos de la Casa de Campo.

El teleférico es de sistema bicable. Dispone de 80 cabinas, cada una de ellas con capacidad para cinco personas, y recorre una distancia de 2.457 metros, alcanzando una altura máxima de 40 metros. Tiene una capacidad para 1.200 pasajeros por hora y su velocidad es de 3,5 metros por segundo, tardando 11 minutos en realizar el trayecto.

Este teleférico muestra una ciudad diferente a la que solemos observar a ras de tierra. Famosas son las puestas de Sol de Madrid. Si a esto le sumamos ingredientes como la Casa de Campo o la Sierra de Guadarrama tenemos una vista única y nueva de la capital del país.

Teleférico de Montjuïc

El Telefèric de Montjuïc es un teleférico que da acceso a la montaña que lleva su nombre en Barcelona. La instalación se inauguró el 22 de junio de 1970. En 2005 se cerró para acometer unas importantes reformas y modernizar las instalaciones. El 16 de mayo de 2007 el teleférico comenzó su segunda y actual etapa.

La línea de este teleférico tiene una longitud de 752 metros donde se reparten tres estaciones que nos permiten acceder al Parc de Montjuïc, al Mirador de l’Alcalde y, por último, al Castell de Montjuic. Las cabinas, con capacidad para 8 personas, permiten disfrutar de una vista diferente de la ciudad, pudiendo disfrutar de uno de los pulmones verdes más impresionantes de la ciudad y con unas panorámicas únicas de Barcelona.

El Teleférico de Benalmádena

Esta instalación está situada en el municipio malagueño de Benalmádena. Se trata de un sistema de teleférico que comunica el centro urbano de Arroyo de la Miel con la cima del Monte Calamorro, en la Sierra de Mijas, a unos 700 metros de altitud. Este teleférico tarda tan solo 15 minutos en recorrer los tres kilómetros de longitud de la línea, salvando en el recorrido un desnivel de 635 metros. En la primera parte del trayecto tendremos una visión de conjunto de Arroyo de la Miel y Benalmádena Costa, dos de los núcleos de población que forman Benalmádena. A medida que nos vamos distanciando y elevamos hacía el Monte Calamorro, la panorámica se va ampliando para tener una visión única de Benalmádena, descubrir el perfil del litoral malagueño y contemplar un paisaje único.

La cima del Monte Calamorro, el enclave más elevado de Benalmádena, a cerca de 800 metros de altitud sobre el nivel del mar, ofrece una completa y exclusiva oferta de ocio.  Permite contemplar las mejores vistas de la Costa del Sol, Sierra Nevada y, en los días claros, Gibraltar y la Costa Africana.

Como hemos visto, los mejores teleféricos turísticos de España son unas instalaciones que nos muestran un paisaje diferente y una visión distinta de una ciudad o de un entorno natural. Además, el diseño de este medio de transporte hace que el viaje sea en sí mismo una experiencia inolvidable. Un trayecto en estos teleféricos significa subir volando al Teide, sobrevolar las ciudades de Barcelona o Madrid, o atravesar las nubes en Liébana. 

CATEGORÍAS: Teleférico del Teide Compartir
Selecciona el tipo de actividad:
 
Suscríbete a nuestra newsletter