Al atardecer comienza el espectáculo

El Parque Nacional del Teide es visitado por millones de personas cada año. Turistas y residentes disfrutan de un lugar especial que algunos definen como mágico. La configuración que la naturaleza le ha dado a la zona central de la isla hacen de este entorno uno de los más bellos del mundo.

Conos volcánicos, coladas de lava que parecen haber dejado de fluir hace horas, múltiples tonos cromáticos, flora de alta montaña. Naturaleza en todo su esplendor. Pero, por si esto fuera poco, al atardecer, Las Cañadas del Teide se trasforman. A medida que el Sol baja en dirección al horizonte Oeste, la especial luz de la tarde va cambiando el paisaje, inundándolo de tonos rojos y naranjas que se sincronizan a la perfección con las tierras volcánicas.

Para compartir este espectáculo celeste, Teleférico del Teide a través de Volcano Life Experience ha ideado un servicio que nos posibilita observar la cara menos conocida del Parque. El atardecer y las estrellas.

El Teide y su entorno se transforma con la caída del Sol. A medida que transcurre  el ocaso, la sombra del Teide avanza hacia el Este creando una proyección espectacular. Este servicio de Volcano Life Exerience ofrece a sus clientes la oportunidad de poder disfrutar de una experiencia nocturna en un entorno sin igual.  La actividad comienza en uno de los miradores del Parque Nacional del Teide, donde mientras degustan una copa de champán,  disfrutan de la puesta de Sol y si el día está despegado del espectáculo de La Palma, La Gomera y El Hierro como telón de fondo. Todo un espectáculo de luces y sombras visto desde la montaña más alta del España. Con los últimos rayos de luz los clientes se dirigen a la estación base del Teleférico, allí les espera una cena donde prueban lo más característico de la gastronomía canaria.

La cena tipo cocktail comienza con almogrote, una pasta elaborada de forma artesanal con queso muy curado y pimentón, gofio amasado y un surtido de quesos canarios. Siguen una multitud de platos fríos y calientes como la pata asada, crema de millo (maíz para los canarios), brochetas de carne de fiesta y por supuesto papas arrugadas con mojos rojo y verde. Todo ello acompañado de vinos blanco y tinto con Denominación de Origen de la Orotava, municipio en el que se encuentra ubicado el Teleférico.

Después de la cena comienza otro espectáculo. Con la oscuridad el cielo del parque nacional se llena de estrellas, la cúpula celeste se muestra al visitante de una manera sorprendentemente nítida y clara, de hecho, el cielo de Tenerife es considerado uno de los más claros y transparentes del mundo junto con los Hawai y Atacama.  La guinda final a esta actividad viene de la mano de la Astronomía, ya que los visitantes disfrutan de la interpretación del cielo, observando las constelaciones visibles esa noche y conociendo las diferentes historias mitológicas a la que están ligadas. Después llega el turno a los telescopios a través de los cuales pueden observar con sus propios ojos La Luna, planetas, galaxias, cúmulos, etc.

Una experiencia única que permite conocer la parte menos conocida del Teide.

CATEGORÍAS: Atardecer y estrellas Compartir
Selecciona el tipo de actividad:
 
Suscríbete a nuestra newsletter